Archivos para julio, 2020

Herramientas del Adiestramiento: Free Shaping o Moldeado Libre

Una herramienta que me gusta mucho sobre todo cuando quiero ver la motivación del perro y además ayudarme a crear proactividad en el es el Free Shaping o el Moldeado Libre. Ya vimos en el artículo pasado lo que era el Shaping o Moldeado, que consistía en premiar aproximaciones a la conducta para poder lograrla.

En el Free Shaping lo que premiamos es algo similar pero esperando a que el perro por si solo muestre la conducta, ya no usando pistas o ayudas tan concretas como en el Shaping.

Algunos en el uso de esta herramienta nos ayudamos de marcadores para poner al perro en modo trabajo y en modo fuera de trabajo para no tener a nuestro perro constantemente mostrando conductas por un premio, lo que puede generar estrés o ansiedad.

Por ejemplo una conducta que podemos reforzar con Free Shaping es el sentado. Hay perros que generalmente están saltando o haciendo cosas cuando tenemos un premio en la mano por lo que podemos esperar a que el perro se siente y marcamos ya sea con clicker el marcado que usemos para reforzar, y así el perro iría entendiendo que es lo que estamos premiando en el momento en que el marcador aparezca. También podemos hacer un poquito ayuda al levantar el premio a una altura que el necesite sentarse para tomar impulso para tomar el premio y en ese momento marcar la conducta y reforzarla.

El free Shaping es muy entretenido y en algunos deportes es muy usado para poder reforzar conductas que queremos lograr y que el perro muestra por si solo.

PD: ¿Quieres cooperar con este proyecto? mira como pinchando en este link

Saludos
Chama

Herramientas del Adiestramiento: Shaping o Moldeado

Entre las herramientas con las que contamos para poder entrenar a nuestro perro (y otros animales) está el Shaping o Moldeado, el cual consiste en premiar las aproximaciones que el perro hace hacia la conducta deseada o que queremos reforzar.

Para la utilización del Shaping es importante tener un marcador el cual nos ayude a identificar exactamente lo que queremos reforzar, como es el caso del Clicker o de una palabra como “muy bien” o algo similar.

Otra cosa importante tambien es tener claro cual es la secuencia que premiaremos, si la estructuramos antes y nos la aprendemos se nos hará más simple no cometer errores. Por ello es bueno saber con anticipación cuáles son los criterios que premiaremos.

Por ejemplo para enseñar un Echado utilizando Shaping podemos pensar primero cual sería la secuencia a premiar. Si partimos desde un Sentado, la secuencia que nos podemos usar (esto no es una regla, sino que depende el perro y del adiestrador) podría ser:

– bajar la cabeza.
– bajar cabeza y los codos.
– bajar complemente los brazos y cabeza
– adoptar la posición de echado.

Sabiendo que criterios usaremos con nuestro perro se nos puede hacer mucho más simple el logro de la conducta. Hay perro que necesitan menos criterios y otros muchos más, pero está en nosotros saber identificar cuales serían estos criterios para lograr lo que queremos.

PD: ¿Quieres cooperar con este proyecto? mira como pinchando en este link

Saludos
Chama

El Principio de Premack

Publicado: 13 julio, 2020 en General

El Principio de Premack.

El principio de Premack dice que si una conducta o actividad es de poco interés para el perro, las posibilidades de que se repitan es poca, pero si inmediatamente después de realizarla hacemos otra que sea mucho mas interesante para el perro, la conducta que es de poco interés tiene mayores posibilidades de que se repita.

El principio de Premack incorpora al condicionamiento operante el hecho de que el reforzador deja de ser absoluto y se convierte en relativo dependiendo de que estimule más la conducta del perro a la hora de reforzarla, o sea que el reforzador no importa por si mismo sino que de cuántas oportunidades de respuesta le ofrece al perro.
En este contexto entra el valor o mejor dicho la jerarquía de valor que tienen los reforzadores en nuestro perro, esto quiere decir que nuestros perros tienen un grupo de estímulos que pueden ir de mayor a menor.

Por ejemplo, si nuestro perro le gusta salir de paseo y al entrar en la mecánica de salir dónde él se pone en la puerta para poder correr esto puede tener mucho más valor en él que quedarse quieto, por lo que se puede usar esta conducta de querer salir a correr para poder reforzar un quieto que tiene mucho menos valor en el perro que el salir. O el uso de juguete como reforzador puede ser un ejemplo, ya que si el perro le gusta mucho morder su juguete podemos usar esa motivación para enseñar conductas de menor valor como por ejemplo un echado o un sentado. Con el tiempo usamos el mismo reforzador para poder aumentar la permanencia de la conducta de menos valor.

Con esto podemos también conocer la escala de valor que nuestro perro le asigna a ciertas cosas y escoger mejor nuestro paquete de reforzadores para determinados ejercicios, conductas o situaciones; o apoyarnos de las conductas que al perro le gustan más para poder lograr las que le gustan menos.

PD: ¿Quieres cooperar con este proyecto? mira como pinchando en este link

Saludos
Chama

¿Hay un límite para tener perros?

Publicado: 6 julio, 2020 en General

¿Hay un límite para tener perros?

Quizás este sea un post algo distinto a los que acostumbro pero solo nace de un pensamiento que tuve.

Cuando nos entra el “bichito” por tener perros, también a muchos nos baja una suerte de sensibilidad que nos hace sentir que podemos con otro, más otro y así sucesivamente. Quizás no a todos pero si a mí me pasó. En algún momento sentí que uno más estaría bien, incluso con más animales. Pero llega un punto en que te comienzas a preguntar qué si esto será sano o no, ¿hay un límite?, ¿Afecta esto a mi familia?, ¿Afecta esto a mis perro?. Y ese es el momento en que paras y te enfocas.

En lo personal pienso mucho antes de adquirir un nuevo perro o animal ya que tanto a mi pareja como a mí nos apasiona el compartir nuestra vida con animales, pero también pensamos que hay un punto en que claramente esto afectará nuestra vida. Hemos pasado por muy buenos momentos y por otros que nos esforzamos en olvidar. Nos hemos visto obligados a veces incluso a bajarle la calidad del alimento a nuestros perros por algo más acordé a nuestro presupuesto en ese momento. La vida es cíclica y cuando estás arriba en cualquier momento podrás estar abajo y a la hora de decidir tener otro perro también pensamos en ello. No habría mayor dolor que tener que buscar un hogar alguno porque no tuvimos como mantenerlo. Quizás en algún momento nos toque hacerlo pero sinceramente es algo que no me gustaría pasar.

Con todo eso a veces pienso en personas que llegan a tener muchos mas que los que he llegado a tener en mi vida, y si bien los admiro al poder lograrlo y a algunos, sobre todo rescatistas en dónde hacen lo más posible por darle cabida a todos los que puedan también pienso en que quizás alguno simplemente no ha dimensionado el abanico de posibilidades que puede tener en el futuro.

No quiero ni pretendo meterme en la vida de nadie. No es mi intensión, no soy así. Sino que simplemente dar mi punto de vista sobre un algo que creo importante, ya que también afecta o podría afectar a los perros.

Si bien los perros son a mi parecer los animales más nobles con los que compartimos como humanos, ellos necesitan de cosas mínimas, para que su vida sea feliz (que es lo que nos importa). Bien sabemos que son súper adaptables. Entre todo lo que un perro necesita para vivir está el tiempo para paseos, buen alimentos y espacios mínimos pero cuando tenemos un espacio limitado y además este se comparte con muchos más, cuando tenemos poco tiempo para dedicarles (siempre se recomienda al menos una hora de paseo al día) y ese poco tiempo se lo dedicamos a muchos, es poco lo que podemos hacer de calidad con ellos. Cómo personas responsables debemos lograr darnos cuenta de que tenemos un límite para poder otorgar bienestar a nuestro perro y si lo sobrepasamos podemos incluso llegar a hacerles daño sin tener la intensión de hacerlo.

Últimamente hemos visto muchos casos de personas que si bien lo hacen por amor o creen hacerlo, les han tenido que quitar a sus perros por no tenerlos en las mejores condiciones. Muchas veces incluso en espacio sucios y muy reducidos. Esto como ejemplo de lo más extremo que puede pasar si no logramos conocer nuestros límites.

PD: ¿Quieres cooperar con este proyecto? mira como pinchando en este link

Saludos
Chama