Archivos para septiembre, 2013

El problema de Humanizar a nuestro perro.

Publicado: 21 septiembre, 2013 en General

Imagen

El problema de Humanizar a nuestro perro.

A todos nos gusta mucho mimar a nuestros perros, dormir con ellos, sentarlos en los sillones, hablarles en cada momento, tomarlos en brazos, despedirnos cuando nos vamos,  saludarlos cuando llegamos, comprarles ropitas, hablarles como niños, etc., ¿Pero hasta qué punto esto es sano para nuestro perro?

Si bien esto es parte del porqué decidimos tener a una mascota, también puede llegar a provocar graves problemas de conducta y de estabilidad en nuestro perro, ya que formamos un lazo y una comunicación que no es propia de ellos como especie. Los perros tienen sus propios códigos los cuales muchas veces pasamos por alto y provocamos que ellos los olviden provocándole problemas de comunicación con otros perros y humanos.

No es raro ver a perros de talla pequeña agresivos con personas, con problemas de dominancia tanto con perros como con personas, y que no se saben relacionar con otros perros, esto es por la humanización que se les da. Los humanos tendemos a ser sobre protectores cuando adquirimos una responsabilidad, es por eso que muchos que tienen perro de talla pequeña, mantienen mucho tiempo a estos en brazos, o lo suben en cualquier situación, como por ejemplo ir de paseo y ver a otro perro y subirlo a los brazos. Ellos también se acostumbran a estar en brazos y lo piden en cada momento, a lo que la tendencia es a tomarlos. Un perro que es elevado del suelo tiende a sentirse con más poder (por decirlo de alguna forma) que si se mantuviera abajo. Siempre recuerdo una frase en relación a esto,  de una etóloga en  una charla sobre comportamiento, ella decía “el perro tiene cuatro patas y son para mantenerlas en el suelo, no para pasar en brazos”, esto hace mucho sentido.

Pero no solo pasa con perro de talla pequeña, sino con perro de talla más grande, que cuando son cachorros se acostumbran a andar en brazos y cuando crecen y ya no pueden pasar en brazos, y deben estar en el suelo tienden a saltarnos encima en cada momento. Esto no lo ven muchos dueños como problema hasta que el perro es bastante fuerte y al querer saltarnos nos pueden empujar fuertemente, o empujar a un niño o un abuelo y botarlo.

Otra cosa que suele ser habitual es la de despedirnos cada vez que salimos, ya sea a trabajar, a comprar, etc. Hay perros que se acostumbran a que solo sea una despedida, pero muchos otros lo entienden como una invitación a salir. Veámoslo desde el punto de vista de un lobo, cuando los lobos van a salir de cacería, se comienzan a incentivar entre ellos y salen. En el caso de nuestro perro el despedirnos y hacerles show en este momento, es la invitación a salir (de cacería, en el caso del lobo) y lo que nosotros hacemos es cerrarles la puerta y dejarlos adentro, por lo que el perro piensa en que lo invitaron a salir, pero no lo llevaron e intentará salir por otros medios, rompiendo algo, llorando, etc. Lo que puede desencadenar en lo que se llama ansiedad por separación, cosa que es un poco más difícil de solucionar, ya que la sintomatología se da mientras no estamos en casa. Lo que podemos hacer en este caso, es cada vez que salgamos, irnos ignorándolo, así no generaremos ansiedad y mantendremos al perro más calmo, lo mismo para la llegada a casa, lo mejor es ignorarlo al entrar, hacer lo que  tengamos que hacer, cambiarnos ropa y recién ahí salir a jugar con nuestro amigo.

Otro problema típico es la comida, muchos tienden a darles comidas a cualquier hora o simplemente dejarle la comida a libre disposición, o incluso, cambiar la comida porque al su perro no le gusta o se las complementan con salsas, comida casera, etc. Volviendo al punto de vista del lobo, en las manadas siempre los primeros en comer son los Alfa, y luego come el resto, pero tienen tiempos para hacerlo. En nuestro caso lo que debemos hacer con nuestro perro, y que nos ayudara también a establecer rutinas y algo de jerarquía con nuestro perro (personalmente no me gusta hablar de dominancia y jerarquía pero en este caso lo considero necesario) es estregarles su comida, darle entre 5 y 10 minutos para que se lo coma, si no lo hace, se retira el plato y él debe esperar a la siguiente hora de comer, donde se sirve la porción de comida que le corresponde, sin sumarlas, sino no vuelve a comer en los entre 5 o 10 minutos, retiramos, y esto las veces que sea necesario. Así nuestro perro comenzará a entender que debe comer cuando se lo indicamos y no cuando él quiera, ni lo que él quiera.

Siempre recomiendo y no me canso de decirlo, que lo fundamental en la formación de un perro sobre todo a temprana edad, pero lo podemos hacer en cualquier momento, es Premiar lo que nos gusta e ignorar o corregir lo que no, con esto enseñamos a nuestro perro a entendernos y por constancia el perro se comportará como nosotros queremos que se comporte. Si queremos un perro calmo, premiamos siempre la calma, si queremos un perro activo, premiamos las demostraciones de actividad, si queremos un perro ansioso, premiamos las demostraciones de ansiedad, etc.

No es malo mimar a nuestros perros, regalonearlos, jugar con ellos, pero debemos recordar siempre que son perros y no humanos y le podemos hacer daño si lo tratamos como tal, ya que terminan perdiendo una independencia que es importante al momento de relacionarse con otros humanos, perros y animales.

 

Versión PDF Aqui.

Diviértanse con su perro!!!

Saludos

Chama.

Anuncios

Convirtiéndose en Perrero

Publicado: 12 septiembre, 2013 en General

Imagen

Convirtiéndose en Perrero

Hace un tiempo que quería hacer una reflexión  sobre la evolución que uno va teniendo al entrar al mundo de los perros.

Recuerdo cuando empecé en esto, yo solo quería un perro que me acompañara a trotar. La idea nació al ver todos los días pasar a una persona junto a su rottweiler trotando, y para mi decía: “quiero salir a trotar con un perro”, en ese tiempo habían dos perros en mi casa pero ninguno nunca había tenido alguna especie de trabajo ni menos el físico (a mi parecer en ese tiempo) para poder trotar varios kilómetros todos los días. Un tío tenía a una rottweiler así que le encargue que cuando le sacara camada me regalara un cachorro. Él además tenía una pitbull, pero nunca le preste atención, la veía como un perro más, nunca me llamo la atención en realidad. Paso un tiempo y mi tío me llama para decirme que me tenía un regalo, así que fui y era Luna, una Pitbull hermana de la suya, la verdad es que pensé que sería un rottweiler, pero no, a pesar de ello me la quede, ya que la vi y tenía un físico muy lindo se notaba fuerte y resistente, con quien podría salir a trotar tranquilamente y por sobre todo sentí algo especial con ella. Sobre la raza yo no sabía nada, incluso pensaba que se llamaban Pittsburgh como la ciudad de Estados Unidos.

Bueno, la acepte y lleve a casa, lo primero que hiso al entrar fue pegarle a uno de los perros que mi mama tenia, la separamos sin hacer escandalo ni nada, ya que no sabía que fueran perros de pelea ni nada de eso, así que solo lo tome como una pelea de perros, como las típicas que se dan en todo lados donde los perros se sueltan y todo queda en nada.

Con el tiempo comencé a averiguar de la raza y primero supe cómo se llamaba realmente (American Pitbull Terrier), luego que eran perros de pelea, la historia de la raza y cosas así.

Comencé a salir a caminar con ella, a trotar, y como cosa natural comencé a conocer más gente con perros, otros pitbull, rottweiler, bóxer, con el tiempo comenzamos a organizarnos para salir, como teníamos tiempo podíamos estar caminando 3 horas seguidas sin problema, íbamos a cualquier parte, nos animamos a salir en bicicleta, conocimos más gente relacionada a los perros, a la raza y asi comencé a conocer actividades como el pitbull deporte, luego adiestramiento, exposiciones, bikejoring, canicross, agilty, etc.

Se me había abierto un mundo completamente nuevo, antes me encantaba la música de hecho tocaba en un banda de Rock (metal), pero la comencé a dejar para poder pasar más tiempo con mi perra, íbamos a todos lados juntos, la cruce incluso, esa no fue una experiencia del todo agradable, así que luego de eso me quede con Tarja y las esterilice a las dos, me di cuenta de que la crianza no era para mí, que prefería pasar tiempo de calidad con mis perras en vez de perder tiempo en celos, cruzas, cachorros y todo lo que eso conlleva.

Siempre he sido bien autodidacta en todo, así que comencé a aprender a adiestrarlas en lo básico, estudie, fui a seminarios, conocí gente muy entendida en el tema, etc., cosas que puedo ir desarrollando en otra ocasión.

Ahora me veo en otro punto, mucho más avanzado, pero consiente de que aún me falta mucho más por aprender, y con muchas metas caninas por cumplir. Pero miro hacia atrás y veo como empecé y en lo que estoy, y a veces pienso en lo lindo que fueron los comienzos, donde no manejaba nada de conceptos y solo nociones, pero me divertía tanto con mis perros que cada cosa nueva era una gran hazaña.

No digo que ya no me divierta, al contrario, ahora la paso mucho mejor, conocí a una persona increíble que se convirtió en mi pareja, madre de mi hija, y que mejor que perrera, igual que yo, con quien compartimos esta linda pasión. Pero no puedo evitar pensar en esos momento y reflexionar en lo lindo que se siente cuando estas entrando en este mundo completamente nuevo, lleno de cosas por hacer, donde cada detalle provoca una reacción emocional en ti.

Los perros sea como sea, siempre sacan lo mejor de uno, te alientan a hacer cosas que solo no vas a hacer en un millón de años.

Creo que es importante la humildad en este mundo, ya que es muy fácil caer en cosas como la soberbia y el ego, sobre todo cuando practicas alguna actividad y esta te va dando resultados. Es fácil también perder el norte de esto, que es poder compartir con nuestra mascota sanamente, ya que también por tratar de lograr resultado pasamos por alto la estabilidad mental y física de nuestro amigo.

EL perro es nuestro mejor amigo, él lo da todo por nosotros, y nosotros muchas veces le fallamos, pero ellos tienen un alma tan noble que les impide sentir rencor, así que seamos humildes perreros, compartamos lo que sabemos con quienes recién comienzan, y seamos cada vez mejores personas. Nuestro perro nos lo agradecerá de la forma más linda que hay, con amor incondicional.

 

Versión PDF aquí

Saludos

Chama